Frente a las altas temperaturas registradas estas últimas semanas, el Servicio de Salud Osorno (SSO) entrega una serie de importantes recomendaciones con el objetivo de prevenir incendios forestales y situaciones que lamentar en la salud de las personas.

Un incendio forestal es un fuego que, cualquiera sea su origen, se propaga sin control en terrenos rurales o cerca de viviendas, a través de árboles, matorrales y pastizales, verdes y/o secos. Estos se incrementan y propagan con mayor facilidad cuando hay altas temperaturas, fuertes vientos, sequedad de la vegetación y del ambiente. Los efectos agudos en la salud causados por los incendios se relacionan especialmente con el carácter asfixiante y/o irritativo de los distintos gases que se generan en los incendios, además de los efectos agudos de distintas sustancias que se producen durante la combustión.

Algunas recomendaciones ante la presencia de humo de un incendio son las siguientes: cierre puertas y ventanas para impedir que el humo ingrese a su domicilio. Lo anterior, en la medida de lo posible, considerando las altas temperaturas que se alcanzan durante la temporada estival; use mascarilla, esta simple medida le da protección frente a la inhalación de humo. Las mascarillas de uso quirúrgico tienen eficiencia de filtrado más que suficiente para las partículas de humo cuyos diámetros, por lo general va desde 1 µm a 100 µm -micrómetros; si usted o alguien de su familia está embarazada o pertenece a los grupos de riesgo: niños, ancianos, pacientes asmáticos o con EPOC, es aconsejable que salga de su domicilio y se traslade a una zona menos contaminada.

El Servicio de Salud Osorno igualmente aconseja de manera posterior al control del incendio: si hay cenizas en su patio, evite que sus hijos gateen y jueguen en el suelo porque existe el riesgo que las ingieran o aspiren y les produzca un trastorno agudo; para limpiar las cenizas prefiera siempre la limpieza en húmedo, utilizando para ello un trapo húmedo, o bien, aspersión de agua según sea necesario, así evitará el levantamiento de las cenizas y la posibilidad de inhalarlas; frente a mala calidad del aire, evite la realización de actividades deportivas, de acuerdo con las recomendaciones dadas por la autoridad sanitaria; mantenga a mano y siempre visibles los números de Bomberos, Carabineros y de los centros asistenciales más cercanos; manténgase atento a las recomendaciones de la autoridad sanitaria; si usted o su familia estuvo expuesto al humo de un incendio y no tiene síntomas, puede permanecer en su domicilio; sin embargo, debe consultar en un establecimiento de atención médica en la Red Asistencial de la provincia de Osorno en caso de: conjuntivitis o sensación de arena en el ojo; tos persistente; dificultad para respirar; silbidos al respirar; mareos, vómitos, debilidad; compromiso del estado de conciencia.

Antes de un incendio forestal, mantenga los alrededores de su vivienda despejados de vegetación y desechos que se puedan quemar, especialmente si se encuentran cerca de bosques o en el campo; no arroje colillas de cigarros ni fósforos encendidos sobre suelo de áreas rurales; deje fósforos, encendedores y combustibles lejos del alcance de los niños y niñas para evitar que los manipulen; acampe sólo en lugares habilitados; no encienda fogatas, fuego ni manipules fuentes de calor (como uso de cocinillas) en zonas cercanas a pastizales y bosques; el lugar debe estar despejado de pasto, ramas, árboles o elementos que puedan arder; delimite la zona del fuego (considera arena, piedras, zanjas) para impedir o evitar que se propague; disponga siempre de elementos para apagarlo (tierra/ arena/agua); evite fumar en lugares con vegetación que pueda arder; nunca arroje colillas de cigarrillos ni fósforos, ya que podrían causar un incendio forestal; si se genera basura en alguna visita a un lugar al aire libre, siempre recolectarla y llevarla de vuelta consigo.

Durante un incendio forestal, si observa humo o fuego en zonas de vegetación avisa a: CONAF (130), Bomberos (132), Carabineros (133) o PDI (134); ponga atención al comportamiento del fuego y del viento, porque el incendio puede cambiar de dirección e intensidad rápidamente; actúe con calma y acate las indicaciones de la autoridad y de los equipos de respuesta; cargue inmediatamente todos los celulares que se disponga en el hogar y racionar su uso, reservando batería para comunicarse de urgencia; es recomendable no mantener encendidos todos los celulares simultáneamente, para así tener siempre uno disponible; de indicarse la evacuación, corte la energía eléctrica de su vivienda, cierre las llaves de paso de gas y evacúe inmediatamente; procure usar zapatos resistentes y ropa que cubra brazos y piernas; al evacuar o estar cerca de incendio forestal, procure cubrir su boca y nariz con un paño húmedo para no inhalar humo; si es factible, procure caminar cerca de aguas abiertas poco profundas que podrían servir como vías de evacuación (ríos, lagos o lagunas); no vuelva a un área quemada hasta que la autoridad lo disponga; los sitios calientes pueden reactivarse sin previo aviso; el humo de los incendios forestales es una mezcla de gases y partículas finas de árboles y otros materiales, que puede dañar los ojos, irritar el sistema respiratorio y empeorar la condición de salud de las personas que padecen problemas cardíacos, pulmonares y respiratorios. Es bueno reconocer algunos síntomas de intoxicación por humo, tales como tos con o sin mucosidad, latido acelerado, garganta irritada, dificultad para respirar, dolor de pecho, picor en los ojos, dolor de cabeza y síntomas de asma.

Después de un incendio forestal; si las autoridades autorizan el regreso a lugares afectados por incendios forestales, considere que las altas temperaturas y brasas pueden permanecer activas por días o de manera subterránea; asegúrese que las superficies a tocar o por donde caminas están completamente apagadas o a temperaturas que no impliquen riesgo para su salud; utilice calzado adecuado y guantes; tenga especial cuidado con niños y adultos mayores; de ser posible, evite que circulen por zonas de riesgo; tenga presente las recomendaciones generales y de vacunación que la autoridad de salud entregue. Ante cualquier duda, llame a Salud Responde al 600 360 7777.



Recomendaciones por altas temperaturas

Evite la exposición al sol o a lugares de altas temperaturas durante largos períodos de tiempo, especialmente entre las 11 y 16 horas. De igual manera, es importante mantenerse hidratado en todo momento, priorizando el consumo de agua. Recuerde el uso de protector solar factor 50, aplíquelo treinta minutos antes de la exposición al sol y complemente con sombrero, lentes de sol y sombrilla; si realiza deportes al aire libre prefiera horarios muy temprano en la mañana o a últimas horas de la tarde; use ropa de colores claros que permita la absorción del sudor y la ventilación de su cuerpo. Entre los consejos preventivos del SSO, se sugiere igualmente nunca dejar a niños (as), adultos mayores y mascotas en un auto estacionado, aunque las ventanillas estén abiertas y el vehículo esté a la sombra.

El SSO igualmente llama a prevención protegiendo a quienes más lo necesiten: en el caso de personas mayores de 65 años, quienes presentan dificultades importantes de movilidad o están postradas; niños y niñas menores de 4 años, especialmente los menores de 1 año; trabajadores (as), deportistas o personas que deban desarrollar sus actividades en lugares de alta exposición al sol y calor.

En el caso de trabajadores (as) expuestos (as) al sol, utilice lentes con filtros UV y gorros con protección de cuello o sombrillas, evite las horas de mayor calor para realizar trabajos que requieran de esfuerzo físico; en espacios abiertos utilice protector solar factor 50 cada 2 o 3 horas.