Cuando se acerca el inicio de una nueva temporada de pesca recreativa en la región Los Lagos, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (SERNAPESCA) entregó un balance de las fiscalizaciones en aguas continentales desde el 2019.

 

Junto a Carabineros y a la Autoridad Marítima, desde el 2019 a la fecha Sernapesca ha logrado cursar 109 citaciones, y ha incautado un total de 5.830 metros lineales de red y 2.570 unidades de salmónidos y peces nativos.

 

De acuerdo al reporte, las principales fiscalizaciones se han realizado en las cuencas de los lagos Puyehue, Rupanco, Llanquihue y sus efluentes, los ríos Maullín, Rahue y Pilmaiquen, lugares donde hay antecedentes de una mayor actividad ilegal, como la instalación de redes de pesca, práctica prohibida en aguas continentales y que desde el 12 de julio del 2021 constituye un delito, de acuerdo al Artículo 3ro de la Ley 21358.

 

"Los infractores en esta materia, operan generalmente de noche. Utilizan redes que calan en cursos y cuerpos de agua donde extraen gran cantidad de especies salmónidas y algunas de ellas nativas, como es el caso de la perca trucha que finalmente terminan comercializando en un mercado informal. Este hecho, además, pone en riesgo la salud pública, ya que algunos de estos peces de agua dulce tienen la presencia del parásito Diphyllobothrium latum, que es una Tenia, lo que restringe el consumo crudo de estos ejemplares. Es por esta razón, que hacemos el llamado a comprar siempre en lugares establecidos, y por supuesto ojalá conocer la trazabilidad de los alimentos, ya que eso es muy importante", destacó el Director Regional (S) de la entidad, Branny Montecinos.

 

El principal objetivo de las fiscalizaciones que realiza Sernapesca es evitar y detectar la pesca furtiva, vale decir agentes ilegales que utilizan artes de pesca masivos y prohibidos por la normativa pesquera vigente. Esta actividad ilícita genera un grave daño al turismo local y, por ende, a la economía de la región. Por otra parte, los controles que realiza Sernapesca en ríos, lagos, lagunas y esteros, también tienen por finalidad verificar que los pescadores recreativos cuenten con sus licencias de pesca, cumplan con la cuota diaria por pescador y respeten las vedas. Sernapesca también fiscaliza y difunde las medidas para evitar la diseminación de la microalga Dydimo a través de limpieza y desinfección de cañas de pescar, kayaks, entre otros.

 

Fiscalización Interinstitucional de la pesca furtiva

 

En cuanto a la pesca furtiva, el ente fiscalizador realiza inspecciones periódicas en base a análisis de datos con foco en agentes de riesgo. Para ello cuenta con el apoyo de Carabineros y la Armada, en el marco de la Red por la Sustentabilidad Pesquera, Red Sustenta. Además, Sernapesca cuenta con la colaboración de Inspectores Ad Honorem en diferentes comunas del país, quienes alertan a la institución cuando detectan algún ilícito. Finalmente, Sernapesca también recibe denuncias ciudadanas, a través de redes sociales o de la línea 800 320 032, advirtiendo de la presencia de pescadores furtivos en zonas alejadas. 

 

"Nosotros mantenemos una constante vigilancia en aguas continentales, para resguardar que la actividad de pesca recreativa se desarrolle dentro de la norma, pero también trabajamos para combatir la pesca furtiva. Para esto, contamos con el apoyo permanente de Inspectores Ad Honorem. Estos inspectores desarrollan una tarea fundamental, que es detectar y además ayudar a controlar la pesca furtiva. Ellos nos están colaborando siempre activamente en difundir también la norma y fiscalizar todo lo que tenga que ver con pesca recreativa y control de la plaga Didymo,” agregó el Director Regional.

 

A modo de ejemplo, Montecinos recordó que durante el año 2020, aun cuando la pesca recreativa estuvo prohibida en las comunas que se encontraban en cuarentena, Sernapesca mantuvo la vigilancia, dado que la actividad ilegal no se detuvo y la pesca con redes en lagos y ríos no cesó. 

 

“Nosotros nos vamos a mantener en las fiscalizaciones permanentes, a través de la Red Sustenta, en conjunto con la Armada y Carabineros de Chile, de modo de impedir el uso de elementos que están absolutamente prohibidos, como es el uso de redes en aguas continentales. Estas conductas ponen en riesgo las especies que se encuentran en estos cuerpos de agua dulce y que además representan un valor muy importante para la pesca recreativa que se practica en el sur austral de nuestro país y que por supuesto trae a turistas de todo el mundo,” subrayó la autoridad.

 

En los cursos de agua dulce sólo se permite la pesca recreativa, la actividad comercial está prohibida. Para realizar denuncias, Sernapesca dispone del teléfono 800 320 032 o también a través de las cuentas de redes sociales @Sernapesca o @ChungungoSNP.