Por segunda vez, la Corte de Apelaciones de Valdivia recibió este 22 de mayo - a diez postulantes a abogados provenientes de las comunas de Osorno, La Unión, Los Lagos, Panguipulli, Lago Ranco y Valdivia, para prestar juramento ante el presidente Guillermo Silva y pleno de ministros del máximo tribunal del país.

Desde primeras horas de la mañana comenzaron a llegar los abogados y abogadas desde distintas comunas de la jurisdicción, quienes luego de aplicado el protocolo sanitario, hicieron ingreso a la sala de conferencias del tribunal de alzada, en donde a través de una plataforma electrónica,  se reunieron con los otros 78 profesionales de las regiones de Arica, La Serena, Copiapó, Valparaíso, Temuco y Valdivia.

La ceremonia contó con la presencia del ministro de la Corte de Apelaciones de Valdavia, Juan Ignacio Correa y del  relator de pleno del tribunal de alzada, Alejandro Clunes.

Tras finalizar la ceremonia, el presidente de la Corte Suprema, Guillermo Silva, instó a los abogados juramentados a” favorecen el sentimiento del deber de servicio que debe ser el motor de la profesión que hoy comienzan formalmente a desarrollar. Dentro de ese sentimiento, de ese estándar, la ética y el sentido de toda acción hacia el bien común, son valores fundamentales que debemos destacar”.

“Hoy comienza el primer día del gran desafío de ser buenos ciudadanos abogados, activos en la promoción del bien del común y del comportamiento ético. Tienen una fabulosa responsabilidad refrendada en el juramento que acaban de prestar, reto al que, estoy seguro, sabrán responder” señaló el ministro.

Uno de los nuevos abogados, Brian Medina, de la comuna de Lago Ranco y titulado de la U. Ucinf, señaló que “siento una gran alegría por haber terminado este ciclo y haberlo hecho en estas circunstancias de pandemia le da un toque especial. No fue de la manera tradicional, jurando en la Corte Suprema, pero igual es especial y lo voy a recordar como un hecho histórico haber jurado por videoconferencia en la Corte de Apelaciones de Valdivia”.

Por su parte, la abogada Fernanda Albornoz, de Panguipulli y titulada de la Universidad Santo Tomás,  indicó que “por la crisis sanitaria no había forma de jurar en la Corte Suprema, por lo que esta solución es óptima porque desde mi punto de vista es algo excepcional y único que vamos a recordar para siempre. Uno idealiza el momento del juramento, acompañada de tu familia y la gente que te apoyó en este proceso, pero de todas formas, igual estamos conformes”.

En esta oportunidad juraron abogados de la Universidad Austral de Chile, Católica de Temuco, Ucinf, Santo Tomás, San Sebastián y de la Universidad de Magallanes.